jueves, 28 de agosto de 2014

La Pelea En El Pastito (Archivo de Audio)

Escucha esta historia Aqui
Las amistades no siempre se consiguen de forma consciente, en ocasiones van surgiendo de manera inesperada con personas que nos parecían de los mas antipáticas y quienes creíamos serian buenos amigos resultan no serlo. La amistad que me unió a "Los Hijos De Rosa" resulto mas fuerte y leal de lo que esperaba y aun me sorprendo al recordar las aventuras que corrimos juntos.
"Los Hijos De Rosa" eran tres. Víctor, el mayor y mas introvertido, siempre intentando controlar los impetus de los demás y pidiendo cordura a quienes disfrutábamos de la locura infantil, Luis (El Japo) hijo intermedio y quien mejor balanceaba su actitud (Tratando de no caer en excesos pero sin dejar de divertirse) y Nacho el menor, la mejor descripción de este pequeño tornado nos la da la expresión ¡En LA Madre! fracesita que repetíamos varias veces al día al atestiguar lo que este enano engendro del demonio se atrevía a hacer y a lo que irremediablemente nos veíamos arrastrados.
En verdad no recuerdo como fue que iniciamos nuestra amistad, muy probablemente la hallan iniciado nuestras madres primero. Mi madre quedo viuda a los 28 años y en aquel entonces contaba con 30, su nombre es Rosa(Rosalina en realidad pero siempre la hemos llamado Rosa) y la madre de mis amigosquien estaba divorciada de su primer marido y padre de los tres chamacos, también se llama Rosa y eso nos causaba gran admiración, ya que no era la única coincidencia que teníamos en cuanto a nombres, puesto que la nueva pareja de rosa se llamaba Noe igual que un servidor.
Cuando hago memoria, lo primero que me viene a la mente es un partido en el estadio Azteca entre el Pachuca y el Atlas. recuerdo que luchaban por el no descenso y gano el atlas (Mala pata para mi tocayo que era seguidor del Pachuca) a mi no me parecía la gran cosa ir al estadio para ver un partido de fútbol en que nosotros no participáramos, hubiera preferido quedarme en la vecindad y vagar un poco por ahí, pero como donde manda capitán no gobierna marinero, tuve que acompañarlos al estadio ya desde la ida la cosa pintaba mal, en el trayecto un perro se atravesó corriendo la avenida de tlalpan y Noe no logro esquivarlo atropellándolo, por lo que lo recriminamos duramente todos los chamacos y el respondió con la misma intensidad defendiéndose de nosotros y provocando la ira de nuestras madres que tomaron partido por nosotros lo que lo enfureció aun mas. Ya en el estadio y ante la impotencia de su equipo (Este era el tercer partido de la serie) Su coraje fue aumentando y llego a su punto culminante con la derrota y el descenso del Pachuca por lo que el viaje de regreso se convirtió en un suplicio para todos. A mi no me cabía en la cabeza que alguien pudiera molestarse tanto por el resultado de un partido en el que ni siquiera había participado.


Continua...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.