martes, 8 de octubre de 2013

La Maestra Y El Muñeco (Contenido Erotico)

Era un chavo como de dieciocho años, blanco, delgado, con andar muy "Meneadito". El Piteco llamo mi atención hacia el.
- Mire mai. ¿Cómo ve a ese wey?
- Pues muy amanerado. ¿No?
- Uuuy y no lo conoció hace unos años, desde chavito era muy delicadito y siempre se juntaba con las chavas y hablaba bien chiqueado, el wey.
- Putillo desde chiquillo- Sentencie.
-Así parecía, pero déjeme le cuento una historia. ¿Conoce a la Elena? La gorda que pasa con unos chavitos bien mugrosos y ella también.
- Si, la conozco.

- Pues cuando esa vieja cumplió quince años, se puso chingona y embarco a sus maestros de la secundaria como padrinos, que de ultimo juguete, que de cojín (De cojín queríamos ser todos, ja , ja ,ja) que de copas y el día de la fiesta, llegaron un chingo de maestros, que si con la esposa , que si con el marido, que si con la amiga, pero una llego sola, ya estaba rucona, como de unos treinta y tantos. Traía puesto un vestido como plateado, de esos de fiesta como con holanes y se veía muy buena, luego, luego se fue a sentar con los demás maestros, allá muy apartaditos de la chusma y si invitábamos a alguna de esas viejas a bailar, no querían y hasta te ignoraban las mamonas, pero esta vieja empezó a chupar y cuando la invitaban salía a bailar y entre vuelta y vuelta y chupe y chupe... Acabo bien peda y ni modo de que la cuidara la quinceañera, que la meten a acostar y que le mandan al Muñeco, pa’ que la cuide. Yo estaba con el Manotas y dijimos "Ni tan pendejos, le pusieron al único que no se la coge" Ese wey también era alumno de esa vieja y toda la noche había andado con otros dos weyes de su edad, revoloteando como pendejos, a ver que se les ofrecía a los pinches maestritos.

Continua

Se Feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.