lunes, 2 de diciembre de 2013

El Bobi y la Sospecha

Por ahí de 1998, conocí al Bobi. Era primo de uno de los rateros, que rondaban por la zona en que se encontraba mi taller. El Bobi tendría unos sesenta años, pero conservaba un cuerpo musculoso y su actitud era muy vital, tenía un carácter por demás alegre y sus bromas siempre eran  bienvenidas, tanto mis ayudantes como tu servidor, disfrutábamos de sus visitas, le gustaba la cerveza y siempre cooperaba para la comida.

Una ocasión, mientras preparábamos una botana, para comer, se acerco un cliente y mientras, me pedía presupuesto de un cancel para baño, el Bobi no lo perdió de vista, el cliente, era un tipo como de unos cincuenta años y usaba unas gafas con mucho aumento. (De fondo de botella, diría mi padre) y su físico menudo le daba una apariencia un tanto cómica. Le entregue una hoja de papel con el presupuesto y se retiro, cuando estaba por perderse de vista, el Bobi comento - Ese Wey, es un claro ejemplo de quienes padecen vista pornográfica.- Sonreí divertido, pensando que había equivocado el termino.
-¿Vista pornográfica?- Interrogue sonriendo.
- Así es. Porque si le quitas los lentes, ve pura verga.

Continua

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.