martes, 14 de abril de 2015

Fuego Con Fuego 2

Wilfredo
El teléfono sonó. Solo la familia tenía este número y Wilfredo no conocía el que aparecía en el identificador de llamadas, levanto la bocina y escucho a Vanessa. Colgó molesto y por el intercomunicador, ordeno que un par de sus hombres fueran a recoger a su hija de inmediato. Se echó hacia atrás en su silla y observo el plafón de su oficina, mientras temblaba de rabia. Vanessa no era su única hija, este era su tercer matrimonio y en los dos anteriores también había procreado, pero Vanessa le recordaba mucho a su propia madre y le hacía sentir un amor especial y consintiendo a esta, intentaba retribuir las penas de aquella.
Wilfredo nació y creció en un barrio popular, allá al sur del continente. Apenas aprendió a leer y escribir. Desde pequeño pasaba más tiempo en la calle que en su casa, aprendió a sobrevivir y cuando logro acomodarse en el cartel local, se mostró leal y eficiente, fue madurando y escalando posiciones, nunca lisonjeo a un superior pero tampoco se negó a cumplir órdenes, se ganó el respeto de sus superiores tanto como el de sus subordinados y cuando el cartel se expandió en el continente, él fue el elegido para representarlos y asentarse en este país.
Los muchachos se reportaron, ya tenían salva a la niña y habían mandado a la chingada al pinche noviecito puto. Cuando Vanessa llego, le pidió le relatara nuevamente el asalto y cuando ella decidió narrar el abuso de que fue víctima, el estallo en furia. Su hija no era una santa, seguro cogía desde tiempo atrás, pero debía ser ella quien decidiera quien le podía agarrar las nalgas. – ¿Llego el zurdo?-Pregunto.
- Ya salió. Señor.
- Llámalo y que regrese de inmediato.
Siguelo en Escuchando Al Pasado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Se ha producido un error en este gadget.